#home

Hola soy un coche, un LIGIER JS50 Young.

Nunca podré olvidar ese día de Marzo en que conocí al que sería mi nuevo dueño, amigo y compañero de viajes.

Recuerdo que con él  y con el responsable de ventas del concesionario me empezaron

a revisar, abrir, cerrar, miraron de arriba a abajo y desde el capó al maletero.

A mi futuro dueño le debí gustar mucho ya que su cara reflejaba una sonrisa natural, espontanea que no se le iba del rostro.

Escuché que mi nuevo dueño decir que ya había tenido otro Ligier antes,  que contento con el resultado y la buena experiencia  quería repetir con la marca y color rojo intenso!

Mire  fuera y vi el coche al que iba a sustituir, lo tenía muy bien cuidado  por fuera y por dentro se le veía también bien mantenido.

Eso me dio una enorme alegría porque entonces supe que mi nuevo dueño me cuidaría al máximo.

Tras varios días  y varias visitas del futuro dueño, llegó el gran día de la entrega.

Me habían preparado para ese día haciéndome la correcta puesta a punto, revisión de todos los componentes y limpiado hasta el último rincón. ¡Brillaba como nunca antes!

Ese día tras varios minutos de firma de documentos, una  explicación del funcionamiento del coche y cambios respecto el modelo anterior por fin llegó el momento de la entrega de la llave de mi libertad, el vendedor del concesionario  hizo entrega de la llave y  mi dueño se sentó en su asiento de rombos,  ajustó el asiento para su correcta conducción  y giró la llave por vez primera, Se encendieron las numerosas luces del cuadro de instrumentos y el dueño espero a que la luz de calentamiento y cuando se apagó giró un poco más la llave y empecé a sentir como latía mi motor .

Salimos del concesionario y fuimos directos a casa de mi nuevo dueño puesto que quería enseñarme con orgullo a toda su familia.

Ambos disfrutamos de ese trayecto de 30 minutos en que ambos nos conocimos mejor y al llegar a su casa mi sorpresa fue que tenía un garaje privado esperándome para resguardarme únicamente a mi del frio y de la lluvia.

Ahí comprendí que era el principio de una larga amistad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cuatro =