Hoy quiero abrir debate usando el famoso eslogan publicitario de hace uno años “¿Y tú de quién eres?” que hacía referencia si tú sabor favorito era de naranja o limón.

Yo quiero usar el mismo título para hablar sobre un tema que surgió el otro día entre mis amigos y que no llegamos a ninguna conclusión en común.

El otro día estábamos en la calle Ancha a su paso por el parque de María Luisa (ahí es donde nos juntamos los amigos con nuestros cochecitos). En el grupo de amigos somos una veintena y más de la mitad tiene cochecito, hay de todos los modelos, colores y años.

El más viejo va con un trasto viejo “micro” casi más viejo que su dueño (que tiene 15 años) y en cada curva teme por si el coche va a volcar o no, hay otros amigos que tiene Ligier Xtoo, Microcar MC2, MGO2, Microcar M8 (que envejece con mucho estilo) ,  algún CH26 primera versión y luego estamos Pablo y yo que somos los “más” con nuestros Ligier JS50 Sport. Pablo se lo pilló antes que yo y escogió rojo Ferrari con techo negro y cuando me tocó a mí, no iba a comprarme el mismo y escogí gris techo rojo (el mío mola más 😉  ).

Pues bien la discusión surgió cuando el listillo del grupo (Pablo) fardaba que corría mucho y cogía las curvas arras como si de una competición se tratara, hablaba de como enfocar la curva y como salir y como hacía talón-punta y levantaba un pie mientras bajaba otro (freno / acelerador).

Ahí saltaron algunos diciendo que ahí se había colado de fantasma usando dos pies para conducir.

Todos decían que en la auto escuela les enseñaron a tener un pie (el derecho) para ambos pedales y así poder controlar mejor el cambio de frenar a acelerar. Y es verdad, pero en cambio Pablo y yo decíamos que era mejor tener un pie para cada pedal (izquierdo = freno y derecho = acelerador). Así controlas mejor cada función.

Ahí saltó la discusión que nos llevó casi una hora mostrando tácticas de pilotar, costumbres, interiores de coches, pedales, sentarnos y enseñar al resto como conducíamos, etc etc

Al final nos dimos cuenta que los dos que usábamos dos pies para la conducción era ,a parte de  porque nos flipábamos más,  porque teníamos mucho más espacio entre pedales y espacio en los pies del conductor. Podíamos mover los pies sin riesgo que se estorbaran el uno al otro.

El espacio de los pies y los pedales de nuestros JS50 Sport con pedales edición Sport cromados y anchos no tenían nada que ver con los pedales de plástico y de poco superficie de pisada que tenían los coches más viejos. En los modelos de coches más viejos era como tener dos palillos negros finos, sin espacio que pisar y por ello con un pie puedes alcanzar ambos pedales casi a la vez!

En cambio en nuestro Sport los pedales tiene un poco más de espacio entre ellos dejando abierta la posibilidad de conducir perfectamente con un sólo pie (y dejar descansado el izquierdo) o conducir con dos pies sin riesgo de estorbarse el uno al otro. Esto siempre y cuando no seas un torpe con pies de elefante.  De esta manera es más peculiar, pero si te concentras y los tienes claro sabes para que tienes cada pie y así tienes más tacto en los pies para en un futuro conducir un coche grande de marchas.

Si que es cierto que la autoescuela decían de usar un único pie para ambos pedales pero claro, ahí también iban con un cochecito viejo con los inconvenientes antes mencionados.

 

Conclusión: que cada uno haga lo que le salga de los ****** pero que Pablo y yo teníamos la razón y aparte,  coches más chulos!!! jajajajajajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 5 =