Los cuadriciclos ligeros, como el resto de los vehículos tienen que pasar la inspección técnica de vehículos.

Los cuatro primeros años están exentos y a partir del cuarto año de antigüedad, cada dos. El resultado de la inspección se hará constar en la tarjeta ITV del vehículo.

Sí el resultado de la inspección no es favorable, se concede un plazo para que el titular del cuadriciclo ligero subsane los defectos observados, quedando el vehículo inhabilitado para circular por las vías públicas, salvo para su traslado al taller y regreso a la ITV.

Subsanados estos defectos se presentará el vehículo a una nueva inspección

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × tres =