Dadas sus características, especialmente su baja velocidad, debe extremar la precaución para realizar las maniobras de incorporación a la circulación, adelantamiento, abandonar el arcén y en general siempre que deba abandonar la corriente circulatoria para incorporarse a otra. En todos estos casos es importantísimo seguir las reglas básicas de seguridad.

En primer lugar debe comprobar que la calzada o carril al que queremos incorporarnos está libre y que podemos hacer la maniobra sin alterar las condiciones normales de la corriente circulatoria. Antes de realizarla debemos señalizar la maniobra para advertir a los demás usuarios y por último realizarla de forma gradual y progresiva. Esto respondería a las tres palabras claves: OBSERVAR-SEÑALIZAR-EJECUTAR. Previamente deberemos llevar una velocidad y estar situados en una posición que nos permita hacer la maniobra.

Con respecto al franqueo de intersecciones, son lugares muy conflictivos que obligan a los conductores de cuadriciclos ligeros a extremar la precaución ya que las trayectorias de los vehículos se cruzan.

En estos casos además de seguir las mismas normas de seguridad que en las anteriores maniobras, debemos tener en cuenta el tamaño y tipo de intersección y el sistema de regulación del tráfico, ya sea regulado por semáforos, marcas viales, agentes, o no regulado y tener en cuenta las normas de prioridad en cada caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − 7 =